Registrierung Mitgliederliste Administratoren und Moderatoren Suche Häufig gestellte Fragen Zur Startseite

LucysCity für Anime Manga und cosplay » Gästebuch » Diarios de Viajes de Europa Central » Hallo Gast [anmelden|registrieren]
Druckvorschau | An Freund senden | Thema zu Favoriten hinzufügen
Neues Thema erstellen Antwort erstellen
Autor
Beitrag « Vorheriges Thema | Nächstes Thema »
ming1111 ming1111 ist männlich
Jungspund


Dabei seit: 09.06.2018
Beiträge: 11

Diarios de Viajes de Europa Central Zitatantwort auf diesen Beitrag erstellen Diesen Beitrag editieren/löschen Diesen Beitrag einem Moderator melden       IP Information Zum Anfang der Seite springen

Este ao, por distintas circunstancias, decidimos bastante tarde nuestro tradicional viaje de verano, pero al final nos decantamos por darnos una vueltecita por Bélgica y Holanda, y la verdad, vinimos encantados. Bruselas nos sorprendió gratamente, y bueno de Flandes nos esperábamos más o menos lo que vimos. Amsterdam y alrededores es una pasada.

Así que el día 30 de julio de 2012 cogimos el Euromed en Castellón a las 7:17 de la maana con destino Barcelona, llegando a la Ciudad Condal a las 9:39 (34,65 por persona). De la misma estación de Sants sale un tren gratuito en dirección al aeropuerto del Prat desde donde salía a las 12:25 nuestro Vueling en dirección Bruselas (115 por persona). A las 14:30 aproximadamente llegamos sin ninguna incidencia al aeropuerto de Bruselas. El vuelo fue tranquilo aunque los asientos son un poco estrechos, y no te dan ni un vaso de agua, pero en general estamos contentos con Vueling. Al llegar al aeropuerto bajamos a la planta 1 de la terminal de llegadas y cogimos el Airport City Expres que enlaza el aeropuerto con las estaciones de Bruselas Norte, Bruselas Central y Bruselas Midi. Hay cuatro servicios cada hora. Un billete sencillo cuesta 7,60 por persona. Nosotros bajamos en la estación central para ir a nuestro hotel, el NH Grand Place Arenberg, a cinco minutos andando de la misma y enfrente de la catedral. El hotel es muy recomendable (353 las cuatro noches que estuvimos) por su cercanía a la estación central, ya que la utilizamos mucho para coger los trenes en dirección Brujas y Gante, a parte de los metros. También ayuda el hecho de ser una compaía espaola, con lo que casi todo el personal de recepción habla espaol y la mayoría de huéspedes también son espaoles. Es limpio, bastante nuevo, las habitaciones no muy grandes con Wi fi gratuito en todo el hotel. La Grand Place está a 5 minutos andando cruzando las Galerías Reales Saint Hubert.

Después de comer, nos dirigimos en primer lugar a la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula (abierta hasta las 18:00), uno de los edificios más emblemáticos de Bruselas, que está enfrente del hotel. Tiene un aire a la catedral de Notre Dame Cheap NFL Jerseys From China de París, salvando las distancias. Está chula y está en un parque no muy grande pero bastante cuco con su estatua del Rey Balduino. Por dentro, es una iglesia más, no tiene nada en especial. Nos hicimos las fotos de rigor y nos fuimos. De allí, pasando por las Galerías Reales Saint Hubert, un singular pasaje cubierto construido en la primera mitad del siglo XIX nos dirigimos a la Grand Place. Las Galería Reales son las primeras galerías cubiertas que existieron en Europa. Hay boutiques de moda, galerías de diseo, librerías, cafés elegantes, salones de té y, sobretodo la célebre tienda de chocolate Neuhaus, que justamente aquí creó el primerísimo praliné de la historia del chocolate. Ya en la Grand Place nos dirigimos a recoger las Brussels Card que habíamos comprado por internet (40 por persona). Sinceramente, en Bruselas no recomendamos la Card, porque está todo muy cerca y vas andando a casi todos los sitios, y los museos no son nada del otro mundo, así como en Amsterdam sí que le sacamos mucho partido, aquí sentimos que nos hubiera salido más barato ir por libre, aun así, ya que la teníamos la exprimimos todo lo que pudimos. La Grand Place es, sin ninguna duda, la plaza más bonita del mundo y el corazón de Bruselas, donde se concentran, en un perímetro de dimensiones humanas, los edificios antiguos más interesantes y repletos de encanto como el Ayuntamiento (impresionante), la Casa del Rey (incluye museo de la ciudad de Bruselas con los trajes del Manneken Pis), Maison des Ducs de Brabant, le Pigeon, Le Ranard, Le Cornet y le Roy d'Espagne.

Es una joya arquitectónica, declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO y no nos cansamos de admirarla durante los 4 días que estuvimos allí, es más, todas las noches antes de irnos a dormir nos acercábamos y nos sentábamos ya fuera en una cervecería o en una acera para contemplarla. Cada ao par en mes de Agosto, este ao era de los días 15 al 19, realizan el Brussels Flower Carpet, que llena el centro de la plaza con camisetas personalizadas un mural de flores impresionante. Vimos fotos de aos anteriores y los preparativos de éste y nos quedamos con las ganas de verlo, pero bueno, otra vez será.

Después de disparar mil fotos y videos, salimos de la plaza por el lado del Ayuntamiento en dirección a la Rue de lEtuve para conocer al nio travieso de Bruselas, el Manneken Pis. Es un poco decepcionante, muy pequeo y en una esquina, rodeado de una valla y nosotros lo pillamos sin vestir. La visita no da para más de 1 minuto, lo que tardas en poder colocarte para lo foto e irte. Lo mejor de llegar allí es probar los gofres de "Le funambule Waffles", pegado al Manneken Pis. Hay de todos los sabores y texturas por el módico precio de 3.

Volvimos a la Grand Place y tomamos la calle que sale a la derecha del bar le Roi d'Espagne, la Camiseta Valencia 2018 Rue au Beurre (o Boterstraat, todas las calles están escritas en dos idiomas), donde nos encontraremos con la Iglesia de San Nicolás, una bonita construcción de estilo gótico. Continuamos recto, en dirección al precioso edificio neoclásico de la NFL Jerseys Bolsa. En los alrededores de la Bolsa, se encentra la Place Saint Géry, uno de los rincones más a la moda de Bruselas, donde hay numerosos locales típicos que merecen una parada. Por ejemplo, Le roi des Belges, Le Falstaff o el Cirio, en perfecto estilo art nouveau. Justo detrás de la Iglesia de San Nicolás se encuentra el Teatro Real de la Monnaie, un precioso edificio en una amplia plaza. A la derecha de la plaza del Teatro sale la Rue Neuve (Nieuwstraat), calle peatonal que concentra tiendas de ropa joven, cadenas de moda internacionales y dos importantes centros comerciales: Inno y City 2 (El Corte Inglés de Bélgica).

Cómo estábamos reventados del viaje y de caminar todo el día, nos dirigimos al hotel y justo en la esquina del mismo estaba la cervecería A Mort Subite, recomendada en el foro, así que nos sentamos a hacernos una cervecita y picotear algo para cenar.

Ver Etapa: DA 1. LLEGADA A BRUSELAS

Después de reponer fuerzas, nos levantamos dispuestos a explorar Bruselas a fondo en el único día completo que íbamos a pasar en la ciudad. Fussball Trikot Billig Tras desayunar en la estación central de trenes, estrenamos la Brusels Card cogiendo el metro en dirección a la parada de Heysel para visitar Mini Europe y el Atomium, uno de los símbolos más importantes de Bruselas. Nada más salir de la estación de metro se observa el imponente Atomium, pero lo dejamos para el final. Lo primero que hicimos fue visitar el estadio de fútbol Rey Balduino (antiguo Heysel, tristemente célebre por la matanza de aficionados en la final de la Copa de Europa de 1985 entre Liverpool y Juventus), que se encuentra en la bocana del metro. Hicimos fotos del estadio y de la Camisetas Del Barcelona Baratas placa conmemorativa de la tragedia y nos fuimos directos al Bruparck, enfrente del estadio. El Bruparck es una especie de parque de atracciones que comprende el Oceade (parque acuático) y el Mini Europe, a parte de numerosos Comprar Camisetas De Futbol Baratas restaurantes. Hay entradas combinadas para lo que quieras (Oceade + Mini Europe, Mini Europe + Atomium, etc.). Nosotros sólo cogimos la entrada a Mini Europe, porque tampoco hacía día para el parque acuático. Con la Card te hacen un 25% de descuento Affordable NFL Jerseys en la entrada, que nos costó 23,60 los dos, pero merece mucho la pena pagarlo. La verdad, es que es una pasada y nos encantó. A la entrada te dan un folleto explicativo de cada país y cada edificio representativo del mismo expuesto en miniatura y vas siguiendo el itinerario que te marcan. Es un repaso por todos los países miembros de la Unión Europea y las miniaturas son increíbles (Big Ben y casas del Parlamento, Torre Eiffel, Sacre Coeur, Baos de Budapest, Saunas Finlandesas, Plaza San Marcos de Venezia, Torre de Pisa, Acrópolis, etc). Lleva bastante tiempo verlo bien y todo, porque te paras a hacer foto en cada país, aparte hay botones que aprietas y, o bien se mueve alguna maqueta, o bien suena el himno del país. Como curiosidad decir que por parte de Espaa está el Escorial, la catedral Santiago de Compostela, el puerto de Barcelona, los molinos del Quijote y la Maestranza de Sevilla, una de las atracciones de mayor éxito ya que al apretar el botón se mueve un toro en medio de la plaza pasando por delante de un torero acompaado de los "olés" del público. Es una visita altamente recomendable. Desde cualquier punto del parque se ve al Atomium detrás, por lo que salen fotos muy chulas. Nosotros nos explayamos más de la cuenta y salimos ya a hora de comer, cuando teníamos previsto comer en la zona del parlamento europeo, pero bueno cambiamos los planes sobre la marcha y comimos en uno de los restaurantes que había en la plaza enfrente a la entrada/salida del Mini Europe. Después de reponer fuerzas salimos a ver el Atomium más de cerca, no entramos porque no creíamos que valiera la pena y queríamos ver más cosas, así que no podemos dar referencias.

Fuimos hasta la base del edificio para verlo bien y nos volvimos a la estación de metro de Heysel y cogimos la línea 6 en dirección Simonis (Elisabeth) y bajamos en "Louise". Allí está La Avenue Louise y el Boulevard de Waterloo que son dos importantes arterias del barrio en el que se dan cita el lujo, la moda y los grandes hoteles. Es el equivalente a los Campos Elíseos en París o la Quinta Avenida en Nueva York. Aquí se dan cita, en efecto, todas las grandes marcas de la Comprar Camisetas De Futbol Baratas moda internacional, codo a codo con los mejores diseadores belgas que siguen tanto la tradición clásica como las últimas tendencias. Pero éste no era nuestro objetivo, sino el Palacio de Justicia, en la Place Poelaert, a 2 minutos andando de la parada metro (gratuito y abierto hasta las 17:00), uno de los edificios más grandes e impresionantes de Bruselas. La verdad es que es imponente, pero lamentablemente estaba en obras toda la fachada, pero por dentro es increíble, sólo la Grand Place puede competir en belleza con el interior de este camisetas de futbol mas vendidas edificio. Visitarlo debería de ser una de las prioridades del viaje y no adentrarse en él sería perder la esencia de una de las principales joyas de Europa. En esta plaza hay un mirador donde se obtienen las mejores vistas panorámicas de la ciudad. De allí cogimos un tranvía, el 92, que nos llevó bajando la Rue de la Regence, hasta Camisetas Del Real Madrid la Iglesia Notre Dame du Sablon (abierta hasta las 18:30), una de las más bellas de la ciudad. Se puede ir andando en un paseo, pero estábamos un poco cansados, y ya que teníamos la Card pues la aprovechamos.

Continuamos con el mismo tranvía y calle hasta la Place Royale que era la siguiente parada, donde se encuentra la preciosa fachada de la Iglesia St Jacques sur Coudenberg, y casi enfrente de ella, el Museo Magritte y los Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica. En la misma zona se encuentra el Museo Belvue, dedicado a la democracia y la historia de Bélgica. A través del museo también se permite el acceso a las ruinas del antiguo Palacio Ducal de Coudenberg, destruido por un incendio en 1731. Nosotros no somos muy de museos y además no teníamos mucho tiempo, así que no entramos a ninguno. Eso sí la Plaza es una de las más bonitas de Bruselas y girando hacia la derecha en la primera se llega al Museo de Instrumentos Musicales en el edificio Old England, (abierto hasta las 16:45). Ahí sí queríamos entrar, pero llegamos un poco tarde. Un dato a tener en cuenta es que todos los museos cierran como muy tarde a las 18 horas, así que debéis Schalke 04 Trikots planificar muy bien lo que queréis ver y hacer. Una buena forma de terminar la visita al museo es pasando por el restaurante, situado en la terraza de la décima planta, que ofrece vistas panorámicas del centro histórico de Bruselas. Con la Brusels Card hay descuentos para tomar una copa en la azotea. Bajamos un poco más hasta el precioso parque de Monts des Arts desde donde también hay unas vistas muy chulas de la ciudad.

Volvimos a la Place Royal (esta todo en un radio de 2 minutos a pie) para dirigirnos al Palacio Real. Eran las 16:30 y ya no nos dejaron entrar porque está abierto hasta las 17:00, así que decidimos volver otro día. Ya os hablaremos de él más adelante. Enfrente del Palacio Real se encuentra el Parque de Bruselas, el más animado de la ciudad y, en la parte opuesta, está el Palacio de la Nación, sede de la Cámara de los Representantes y del Senado desde 1830. Así que lo cruzamos dando un agradable paseo buscando la estación de Metro "Parc" en dirección a la estación de "Merode" y acercarnos hasta el Parque del Cincuentenario para visitar el Palacio del Cincuentenario, uno de los edificios más emblemáticos de Bruselas. Muy similiar a la Puerta Brandenburgo, si me apuras aún mas bonito y grande, pero claro está, sin su historia. En el mismo parque espa?a italia mundial 2018 se encuentra el Autoworld (9 por persona, gratuito con la Brussels Card), una de las mejores colecciones de coches del mundo, el Museo de Historia Militar y el Museo del Cincuentenario. Nosotros como llegamos a tiempo entramos al Autoworld, que nos entraba con la card. Es curioso, lleno de coches de época desde principios del siglo XX hasta los Formula 1 actuales. Está bien, y organizado por décadas, aunque si no eres un apasionado de los coches te lo puedes ahorrar.

Seguimos paseando hacia la zona del Parlamento Europeo y el Parque Leopold muy cercano al Parque. Es una zona de grandes edificios, pero con poco encanto, la verdad. Es curioso ir a ver donde se cuece la política europea, pero no es nada del otro mundo. De hecho eran las 19:00 horas y estábamos prácticamente solos. Vimos un edificio que se llamaba Parlamentarium con luces de neón y nos acercamos a ver que era y, sorpresa, era una exposición dedicada a la Historia de la Unión Europea y casualmente, los martes cerraba a las 21:00. Así que entramos y nos dijeron que era gratuito, nos dieron una audioguía en espaol y entramos a verlo. Esta muy bien, te explica cómo funcionan los parlamentos europeos (el principal está en Estrasburgo) y la creación de la Unión Europea, etc. pero se necesitan varias horas para verlo y leerlo todo y nosotros estábamos muy cansados, así que lo vimos rápido y salimos en dirección a la sede de la Comisión Europea desde donde cogimos el metro en "Schuman" que nos dejó en "Central Station" y de ahí en 2 minutos andando al hotel, ya que descubrimos que el metro tenía una salida diferente a la estación del tren que daba justo al parque de la catedral, enfrente de nuestro hotel.

Tras reposar y ducharnos, esa noche teníamos pensado ir a cenar al norte de la Grand Place, al barrio del Ilot Sacré, con sus pintorescas callejuelas que llevan los nombres de los antiguos gremios, como la Rue des Bouchers (al lado de las Galerías Reales), la Rue du Beurre o la Rue du Marché au Fromage. Es un auténtico laberinto de coloridas calles donde abundan los locales pintorescos en los que se pueden degustar los menús típicos de la cocina belga incluyendo el plato estrella de Bruselas, los mejillones con patatas fritas (moules frites), por ejemplo, el Café de Vaudeville, Chez Léon, Aux Armes de Bruxelles (recomendados en el foro). Pero tras pasear vimos que los menús eran sólo para comer y la cena era bastante cara, así que cambiamos de planes y fuimos a la parte opuesta de la Grand Place que también está llena de callejuelas con restaurantes. Al final cenamos en una pizzería en un placita en un ambiente muy agradable por 30 los dos. Tras cenar volvimos a la Rue des Bouchers para ver la versión femenina del Manneken Pis, la Jeaneke Pis. Al final de la calle, giramos a la izquierda y tomamos la primera a la derecha. Allí encontraremos a la nia, en bolsos michael kors un pequeo callejón. Es aún mas decepcionante que el Manneken Pis, porque está en un callejón sin salida, incrustada en una pared, lo bueno que justo al lado está la Cervecería Delirium Tremens, la más conocida de Bruselas por su gran variedad de cervezas, más de 2.000 clases. Y como no, entramos a tomarnos una Estela Artois y despedir el día tan intenso, como se merecía.

Ver Etapa: DA 2: EXPLORANDO BRUSELAS

Hoy nos dirigimos a Brujas. Madrugamos un poco más y tras desayunar en la estación de trenes, compramos los billetes de ida y vuelta en dirección Brujas (15 por perona). El tren a Brujas lo cogemos a las 09:03 desde el andén 4 (siempre es el mismo). El viaje dura 1 hora aproximadamente y fue súper cómodo, pero porque nos equivocamos. Nosotros pedimos dos billetes ida y vuelta a Brujas y sin preguntar más nos subimos al tren en el primer vagón vacío que vimos, el revisor nos tickó el billete sin más y fuimos y volvimos cómodamente. Nuestra sorpresa fue al día siguiente al ir a Gante que hicimos el mismo proceso, pero nos dijeron que nuestros billetes eran de segunda clase y que no podíamos estar allí.

Lo primero que hicimos al llegar a Brujas fue dirigirnos a la Tourist Info a por un plano de la ciudad que cuesta 50 céntimos y nos dirigimos hacia el centro pasando por el Minnewater, un paseo precioso entre jardines, canales y cisnes, y así llegamos al Beaterio, un remanso de paz en medio de tanto turista, con todas sus casitas de cal blanca con un jardín central lleno de tulipanes. La entrada al Beaterio se cierra a las 18.30. Seguimos paseando hasta llegar a la Iglesia de Nuestra Seora. Posteriormente, a través de la Steenstraat, calle comercial de Brujas (Zara está en todos los sitios) nos dirigimos al centro neurálgico de brujas, la Plaza Mayor o Grote Markt donde se encuentra el Belfort, la torre más característica de Brujas. Desde la parte más alta, a 83 metros de altura y tras subir 365 escalones, se obtienen las mejores vistas de la ciudad. La plaza es una pasada, estilo Gran Place, pero salvando las distancias. Justamente ese día, miércoles, estaban haciendo mercado y estaba lleno de puestos de quesos y flores. De ahí nos dirigimos al Burg, que es una de las plazas más bonitas y contigua a la Grote Markt, donde se encuentra el ayuntamiento (Stadhuis) y la Basílica de la Santa Sangre, que se encuentra en una de las esquinas de la plaza. Allí nos sentamos en un banco de la plaza a descansar un poco. El paseo desde la estación es agradable y no muy largo, pero el cansancio se empezaba a acumular. Desde la plaza sale un callejón que te lleva a, posiblemente, la vista más fotografiada de Brujas: la esquina Rozenhoedkaai, junto al Vismarkt (mercado del pescado). La vista es preciosa con el Belfort de fondo.

De allí mismo subimos a uno de los barcos que te dan un paseo por los canales (7,60 por persona), de aproximadamente 35 40 minutos. A nosotros nos tocó un guía que sólo hablaba francés e inglés, y no nos enteramos de mucho, aun así, merece la pena. A nosotros nos salió un día muy soleado y fue muy agradable el paseo. Recomendable y no es caro. Pudimos seguir paseando o acercarnos a la zona de los molinos, pero como queríamos seguir viendo cosas en Bruselas decidimos que ya estaba bien, así que desde la plaza Markt cogimos el autobús número 12 que en 10 minutos nos dejó en la estación de trenes (2 por persona el billete). Nada más llegar salía nuestro tren a las 13:28 horas y a las 14:30 estábamos de regreso en Bruselas.

Brujas, la verdad es encantador y muy bonito, pero es los suficientemente pequeo para verlo en una maana, como mucho en media tarde más si quieres acercarte a la zona de los molinos. Hay billetes de tren que te combinan Brujas y Gante en un día, se puede hacer, pero creemos que lo mejor es ir un día a cada sitio con un aire más relajado y cuando te canses, vuelves a Bruselas.

Ya de vuelta a Bruselas fuimos andando a través de Monts des Arts, que está justo detrás de la estación de trenes hasta el Palacio michael kors bolsos Real, para verlo por dentro. La entrada es gratuita hasta las 16:30. Por fuera el Palacio es muy bonito, es un edificio imponente, y por dentro no está mal (tras ver el de Schnbrun en Viena el ao anterior, todos nos parecen menores). Te marcan ellos el recorrido y vas pasando por varias salas. Si t.

14.06.2018 05:33 ming1111 ist offline Email an ming1111 senden Homepage von ming1111 Beiträge von ming1111 suchen Nehmen Sie ming1111 in Ihre Freundesliste auf
 
Neues Thema erstellen Antwort erstellen
Gehe zu:

Powered by Burning Board Lite 1.0.2 © 2001-2004 WoltLab GmbH